Si tienes mucho pecho pero eres delgadita o estrecha de espalda te pasará que no encuentras sujetador que te esté bien tanto de pecho como de contorno. No eres la única.

Durante muchos años he tenido problemas para encontrar sujetador porque todos me quedaban grandes de espalda y al mínimo movimiento se me subían, y ya podía olvidarme de que se quedara en su sitio.

Si conseguía que me estuviera justo de contorno, el pecho me sobresalía por arriba o por los laterales, haciendo que me sintiera súper incómoda y notando que no me recogía bien el pecho.

Después de muchos intentos, y tras un buen consejo, descubrí que el problema es que no estaba eligiendo bien mi talla. Sacrificaba el contorno por la copa y me tocaba hacer un montón de arreglos a los sujetadores, pero nunca quedaban del todo bien.

 

Llegan los modelos para tallas grandes

Con la popularización de las tallas grandes se me abrió un mundo de posibilidades. Ya podía elegir sujetadores de tallas especiales modernos y, sobre todo, bonitos, y no los diseños que podría llevar mi abuela.

Descubrí varias marcas que no solo hacían sujetadores con copas grandes, sino que también tenían en cuenta las mujeres como yo que, aunque con mucho pecho, nuestro contorno era pequeño.

Para que te hagas una idea, el contorno son los números de la talla y se refieren a cómo de ancha eres a la altura debajo del pecho. La letra, en mi caso bastante alta, se refiere al tamaño de la copa y su profundidad. Empieza por la A que es la más pequeña y puede ir hasta la K que es la más grande. Lo normal es encontrar la B o la C ¡imagínate si usas a partir de la E!

 

¿Sujetadores tallas grandes o reductores?

Después de algunos años usando sujetadores para tallas grandes descubrí que existía una variedad a la que llamaban sujetadores reductores. Mi pregunta fue ¿realmente hay tanta diferencia?

La verdad, nada que ver. La experiencia entre uno y otro es totalmente distinta. Con los sujetadores reductores siento que me recoge el pecho desde la axila, porque son más altos por los laterales. Eso hace que el pecho no me eche tantos kilos encima, sino que me los quite y parezca más delgada.

También tiene, según el modelo, las copas algo más altas. Por lo que si el pecho te nace bastante alto, como es mi caso, te lo sujeta perfectamente.

 

¿Hablamos de deportivos?

Estos sí que fueron un verdadero descubrimiento. Como no encontraba sujetadores que me quedaran lo suficientemente apretados sin asfixiarme el pecho, hacer deporte era un suplicio. Básicamente, porque me tocaba arreglarme los sujetadores y nunca notaba que me sujetara lo suficiente al hacer ejercicio.

Ahora sí que encuentro sujetadores que se ajusten a mí, y no al revés. El pecho lo tengo mucho más sujeto, por lo que puedo hacer deporte sin notar con cada salto como salta el pecho a la vez.

Eso sí, tienes que fijarte en los que tengan alta sujeción, ya que así te aseguras que, aunque hagas un deporte más tranquilo o uno más enérgico, el pecho está en su sitio.

Si te sientes identificada con mi caso, no dudes en ponerte en contacto con las chicas de laCorsetera. Son expertas en el tema y te van a dar asesoramiento personalizado para que puedas ir a gusto con tu sujetador.

 

 

Email: info@lacorsetera.com

Teléfono: 96 629 45 41 / 674 26 43 77