Cada vez son más chicas las que se dan cuenta de las ventajas de utilizar leggings. Hasta hace un tiempo tan solo había un tipo de legging. El típico básico, de un tejido con el que se transparentaba todo y que no sentaba precisamente muy bien a no ser que tuvieras un cuerpo de escándalo.

Con el paso del tiempo, los leggings han ido evolucionando hasta tal punto que se han convertido en una prenda indispensable en el  armario de cualquier tipo de mujer, tenga el estilo que tenga y también, siga la tendencia que siga.

Aunque los leggings hayan evolucionado y cada vez sean de mejor calidad y se amolden más a nuestro cuerpo, no todos sientan bien. Lo primero de todo, tienes que saber qué características debe cumplir un legging para que incluso antes de probártelo, sepas que te va a sentar de cine.

 

¿Cómo deben ser los leggings?

-Tejido grueso y fuerte. El tejido de un buen legging hace que no se transparente nada la piel ni la ropa interior. Antes incluso de probarte un legging, tócalo o asegúrate leyendo la etiqueta o la descripción que se trata de un producto de tejido grueso y/o fuerte.

-Efecto Vientre Plano. Un buen  legging tiene que llevar un refuerzo extra en la zona del abdomen, de forma que consiga aplanar esta zona y alisar el vientre, reduciendo hasta una talla la propia cintura. ¡Este efecto es una completa maravilla!

-Efecto Push Up trasero. Los leggings de hoy en día están diseñados para realzar el trasero y que éste no quede tipo “culo carpeta”. El Efecto Push Up realza el culete, consiguiendo un trasero más respingón.  

-Efecto Alisa Cartucheras. Los leggings pueden llegar a conseguir alisar la zona de las cartucheras gracias a su tejido extra fuerte. De hecho, el que está diseñado para alisarlas, también tiene la doble función de alisar la celulitis y que no se note. ¡Esto sí que nos gusta, ¿eh?! :)

-Leggings tobilleros, a una altura perfecta para que te lo puedas poner tanto con botas, botines, sandalias o bailarinas. Quedarán como si fueran un pantalón cualquiera y no se formarán arrugas en la zona inferior.


Y ahora que ya sabemos en qué características debemos fijarnos a la hora de comprar un legging, también os vamos a contarte 5 trucos y consejos a la hora de vestirlos. 5 reglas indispensables que SIEMPRE debes tener en cuenta:

-Utiliza ropa interior del mismo color que los leggings. Si los leggings son de color negro, elije la ropa interior que más te guste, pero lleva cuidado si el leggings es de otro color con el que sí que se pueda transparentar todo…

-No utilices ropa interior que te marque. La ropa interior de encajes, plumeti, con lazos y adornos son las más bonitas y sensuales, eso está más que claro. Aun así, si vas a vestir un legging, debes tener en cuenta que quizás esta ropa sea mejor dejarla para otro momento. Las braguitas o tangas cortadas al láser o sin costuras, son la mejor opción para llevar bajo los leggins.

-Las medias no son leggings. No utilices unas medias oscuras o algo más tupidas de la cuenta como si fueran leggings, no hace falta decir que pueden jugarte una muy mala pasada…

-Solo deben usarse para blusas, jerseys o blazers largos. Al fin y al cabo, los leggings son “pantalones” pero muy muy ajustados. Con ellos, probablemente se nos marque el culete más de la cuenta, de la misma forma que también puede marcarse la zona delantera. Es muy importante saber que los leggings pueden quedar genial y sentarnos de cine, pero siempre con la blusa o jersey adecuado. Si utilizas leggings con una camiseta corta, dejarás de ir casual, para parecer que vas directa al gimnasio por muy arreglada que intentes ponerte.

-No utilices leggings de color claro si tienes muchas celulitis. Para gustos los colores, y si te gustan los leggings de color blanco, crema, marroncito, rosa…debes tener en cuenta primero si tus piernas te permiten ponerte este tipo de color. La realidad es que todas tenemos celulitis, más o menos, pero depende de cada una saber hasta dónde podemos llegar con el color del legging.

 

Esperamos que os haya gustado mucho el artículo y hayáis disfrutado leyéndolo.

Una vez más, Muchas Gracias por Confiar en laCorsetera