El mercado de la ropa íntima ha evolucionado considerablemente a lo largo de los años y, aunque ahora no lo creas así, los sujetadores sin aros llegaron a ser la única opción disponible para las mujeres. Sin embargo, perdieron su popularidad con la aparición de los aros, los cuales buscaban promover una mejor forma, ofrecer más soporte y, en reglas generales, un pecho más atractivo. No obstante, hoy en día los primeros vuelven a ser tendencia, y en laCorsetera te explicamos los motivos. ¡No te pierdas nuestro nuevo post!